info@evangelizadores.org
+52 55 5294 9464
  • Gilberto Villareal
  • No hay comentarios
ETC impulsa las vocaciones sacerdotales en Monterrey

ETC impulsa las vocaciones sacerdotales en Monterrey

El 17 de junio, tres jóvenes de la comunidad de Valles de Santa María, en Pesqueria, Nuevo León, fueron admitidos al seminario diocesano de Monterrey, institución donde se forman los futuros sacerdotes del pueblo de Dios. Los nuevos seminaristas son: Javier Castañeda de 18 años, David Martínez de 16 años y David Sánchez Jurado, de 15 años, quienes iniciarán su formación el 12 de agosto en el Seminario de Monterrey.

Después de vivir durante un año su kerigma (anuncio del evangelio) y servir en diferentes retiros para adolescentes, nace en ellos la inquietud a la vocación sacerdotal. Por gracia de Dios, se animan a vivir un proceso vocacional con una duración de siete meses, donde con generosidad, responden al llamado que Dios les ha hecho.

Son los primeros frutos de esta joven comunidad a cargo de María Yatzaret Horta Mejía, Evangelizadora de Tiempo Completo (ETC) de la sede en Monterrey, quien detectó la vocación al sacerdocio de estos tres adolescentes pertenecientes al grupo juvenil DEA, de esa comunidad. La misión de Yatzaret es ayudar al párroco a organizar y luego a formar, con cursos y reflexión bíblica a jóvenes, además de orientarlos y ayudarlos a tomar la decisión de asistir a retiros espirituales de discernimiento vocacional. Son organizados por la Arquidiócesis cada tres meses: “Doy gracias a Dios que ha sembrado su semilla en ellos, doy gracias por permitirme participar de alguna forma, en esta obra buena. Oraremos para que sea Él mismo, quien los acompañe siempre y los lleve a feliz término en su vocación y formación”, comentó María Yatzaret Horta Mejía, Evangelizadora de Tiempo Completo.

A continuación presentamos el testimonio de uno de los jóvenes que ingresará al Seminario:

“Aprovecho este medio para expresar brevemente mi testimonio como miembro del grupo de adolescentes DEA, grupo al que actualmente Yatzaret de ETC está coordinando. Con un acompañamiento pastoral que duró un año, no me queda más que darle las gracias porque con su testimonio y entrega al servicio, ella ha sido parte importante para poder descubrir el llamado que Dios me ha hecho. Siempre se ha mostrado interesada en cada uno de los que conformamos las diferentes pastorales. Personalmente, puedo decir que ha sido ese apoyo para poder discernir en mi vocación, con las pláticas de formación, e incluso con esas correcciones que en su momento necesitaba; fue eso lo que me ayudó a crecer como persona, tanto en mi vida personal como en mi vida espiritual.

Con gran alegría les notifico que he sido aceptado en el Seminario de Monterrey para continuar mis estudios, y en un futuro, con ayuda de Dios, poder ser sacerdote de Cristo, al servicio de nuestra Iglesia Católica.

Gracias ETC que impulsa las vocaciones en Monterrey y por dedicar toda su vida al servicio de nuestros hermanos. Dios colme de bendiciones su labor.

Me despido guardando mis oraciones, por cada uno de los miembros del programa ETC”, David Sánchez Jurado.

De igual manera, María Guadalupe Campuzano, directora de la sede de ETC Monterrey comparte su testimonio: “Yatzaret es una evangelizadora muy joven, el año pasado batallé para que la aceptaran al curso de Iniciación por no tener todavía los 25 años, pero gracias a la insistencia de su párroco, a su testimonio y a la espiritualidad que trasmite, me impactó mucho y sentí que Nuestro Señor la quería como ETC. Le pedí al capellán que vino al primer curso de actualización, que platicara con ella y nos diera su opinión, si la veía como una candidata madura, apta y con vocación para ser ETC. Gracias a eso, y a un video que mandé de ella con el testimonio de su vocación y al Espíritu Santo, fue aceptada.

En un año ha tenido un trabajo muy importante con grandes logros en una comunidad de familias jóvenes de diferentes partes de la República. Hay un campo inmenso de trabajo, que ni ella ni el párroco pueden cubrir, sin embargo está formando a otros jóvenes de pastoral para que sean evangelizadores voluntarios. Está dando un ejemplo de entrega y trabajo a sus compañeros de sede, que ya tienen muchos más años en el programa.

Ella organizó la misión de San Pedro y San Pablo para los ETC de Monterrey y regresaron impresionados de todo el campo de trabajo que hay en esa comunidad. Fue muy buena la respuesta de la gente que está ávida de misioneros y que no se daban a basto para atender a la cantidad de gente que acudió al llamado. Existe gran necesidad de sacerdotes, el párroco envió a un diácono extraordinario unas horas, pero mucha gente quería confesarse. Él solo podía aconsejarlos, igual que los evangelizadores”, por eso es que ETC impulsa las vocaciones en Monterrey y en cualquier lugar del mundo.

Si quieres saber mas sobre quiénes somos y nuestro modelo a seguir, da clic aquí o síguenos en nuestro Facebook.

Autor: Gilberto Villareal